respeto familia


Google+ Feed ecovisiones


EMBARAZO EN ADOLESCENTES

Ximena Santa Cruz Bolívar
Psicóloga Universidad de Chile

SANTIAGO DE CHILE
Isabel La Católica 3828- LAS CONDES
FONO: 056-02-4187265

La familia y la comunicación familiar

El embarazo en los jóvenes es un tema que preocupa especialmente a las familias ya que les interesa prevenirlo y la mayor parte de los padres no saben cómo enfrentar la sexualidad con sus hijos. Se ha determinado a través de los estudios que el embarazo adolescente está asociado a las dificultades de comunicación y relación afectiva entre padres e hijos.

Considerando que la adolescencia es una etapa de la vida familiar difícil de enfrentar tanto para padres como para los hijos, el tema de la relación y la comunicación padre – hijo es fundamental para prevenir el embarazo de los jóvenes y otros problemas como la drogadicción, el suicidio, o la pertenencia a bandas o grupos violentos.

Es importante señalar que si bien todos estos problemas se previenen cuando existe una buena relación entre padres e hijos, el tema del embarazo adolescente no sólo tienen que ver con las necesidades de afecto y comunicación del joven, sino que se necesita entregar información y formación sobre la sexualidad a los adolescentes.

Es conocido que la mayor parte de las jóvenes se embarazan por que buscan en el "pololo" el afecto y apoyo que no encuentran en su relación familiar, y están dispuestas a entregarse por completo a esta relación sin importar a veces las consecuencias. Cuando no existe buena comunicación familiar para entregar la información adecuada, ni una formación familiar sobre valores frente a la sexualidad, es muy probable que la adolescente termine por embarazarse o en el caso de los hombres, éste deje embarazada a su "polola". Cuando se habla de información adecuada se entiende: saber cómo se conciben los hijos, y conocer los métodos anticonceptivos, así como saber sobre el cuidado del propio cuerpo y su biología a nivel más general.

A tal punto es importante la relación con la familia que incluso algunas jóvenes buscan embarazarse para lograr salir del hogar paterno a través de una pareja "apurada". Estos casos son frecuentes cuando hay violencia intrafamiliar, maltrato hacia los hijos, o intervienen nuevas parejas en la relación familiar habiendo a veces una muy mala relación con los hijos. A veces el riesgo de abuso sexual de una joven por parte de algún familiar puede ser el motivo que mueva a la adolescente a intentar embarazarse para salir de la casa.

La mayor parte de las veces los embarazos adolescentes tienen que ver con un problema en la relación familiar o un mal funcionamiento a nivel de la familia y sus integrantes (como por ejemplo problemas de la pareja, problemas entre padres e hijos). Los embarazos accidentales (por falta de información sobre cómo prevenir el embarazo)son mucho menos frecuentes de lo que se piensa. Casi siempre detrás de un embarazo hay algún tipo de problema familiar que se debe resolver y es necesario asumir la responsabilidad de todos antes de culpar al hijo.

En este aspecto son frecuentes los embarazos de jóvenes cuando la pareja (los padres de los jóvenes) han tenido problemas de infidelidad o dificultades entre ellos por el tema de la sexualidad. El embarazo de un hijo adolescente revela a veces temas, que para la familia son tabú, obligándolos a enfrentarlos a través de otra problemática.

¿Cuándo es posible que haya un embarazo adolescente?

. Hay que señalar que la mayor parte de los padres no conversa con sus hijos, ni menos habla sobre la prevención del embarazo o los valores familiares frente a la sexualidad. La mayoría se queda tranquilo diciéndole a la niña que se "cuide", sin explicarle cómo hacerlo y las los hijos hombres se les da más libertad, ya que ellos no son los que deben hacerse cargo directamente de una guagua, si es que de la relación sexual con su "polola", resultara un embarazo.

Es también importante recordar que se da un trato distinto a jóvenes de acuerdo a su sexo: a las mujeres se les intenta enseñar que "cuiden su virginidad", se las controla más en sus salidas y pololeos, tratando de restringirles los tiempos a solas con el pololo, a veces se les permite iniciar una vida sexual antes del matrimonio siempre que tomen "precauciones para evitar un embarazo". En cambio a los varones se les permite llevar una sexualidad más libre, incluso no se les pide mucho, con ellos no se habla de cuidados salvo "preocuparse de con quien se meten". Por parte de los padres los jóvenes son alentados a tener una vida sexual activa antes del matrimonio, y así demostrar su hombría "hijo de tigre". A veces las madres, como mujeres, se hacen cargo de prevenir a los hijos para que esta libertad no signifique que se tenga que casar antes de tiempo y alejarlos de su lado (los típicos celos de mamá y futura "suegra").

Ello tiene consecuencias en la relación de pareja ya que con este tipo de visión, en la mayoría de las ocasiones, es sólo la mujer la que se preocupa de buscar formas de prevenir el embarazo, estando a merced de los chantajes del hombre como "la prueba del amor" o la presión del apuro frente al rato en que pueden estar solos para tener relaciones sexuales. Esto aumenta enormemente la probabilidad de embarazo en las parejas jóvenes.

¿Cómo enfrentar la formación de la sexualidad con los jóvenes?

Los jóvenes aprenden el comportamiento sexual de sus familia ya sea a través de la imitación o la oposición de los padres. Los hijos se fijarán en la forma en que los padres enfrentan la sexualidad y en lo que ellos aceptan o les prohiben, además de la forma en que se visten , cómo hablan de sexualidad o si no hablan nunca de ella, en cómo se relacionan con otras personas (la forma de hablar, moverse y los gestos), entre otras cosas. Esto es especialmente importante en la adolescencia ya que además de los padres están otros modelos que son a veces más fuertes que la familia (los amigos o líderes de grupo), sobre todo cuando la relación con los padres es mala, y es difícil que un hijo quiera imitar a un padre con el cual no se puede relacionar bien.

Este último punto es de gran importancia para los padres, que tienen temor que un grupo de amigos pueda ser "mala influencia" para su hijo. La verdad es que cuando los padres y los hijos se llevan mal es probable que los jóvenes busquen apoyo afectivo en los amigos y acepten hacer cosas (formas de vestirse, modales, forma de hablar) que para la familia son repudiables, pero que son parte de los requisitos para formar parte de algún grupo de adolescentes.

Es muy importante que los padres se preocupen de ser modelos dignos de ser imitados por los hijos, esto significa trabajar para tener con ellos una buena relación, conversar con ellos, entender su punto de vista de las cosas, permitiendo que se den espacios de conversación y diálogo en la familia, sin criticarlos por todo. Esto es fácil de hacer cuando los padres hacen el esfuerzo de acordarse cómo eran ellos cuando jóvenes, y que es lo que necesitaban de sus padres. Este es el primer punto a trabajar para poder establecer una comunicación con los hijos adolescentes. presiones de amigos o otros jóvenes Si un joven se siente querido y aceptado por su familia es más probable que elija seguir el camino que le sugieren los padres y no cederá ante las presiones de los amigos o grupos con los que se relaciona.

Además es importante aprender a pedir ayuda cuando los padres sientan que no saben qué hacer con los adolescentes y requieran entender su forma de actuar. Siempre habrá alguien con experiencia con hijos de ésta edad que pueda recordarnos cómo son los jóvenes.

Un punto muy importante es permitirse como padres compartir las formas de ver la sexualidad entre los adultos y decidir qué cosas se les va a pedir a los hijos: si van a aceptar que los hijos tengan relaciones sexuales pre-matrimoniales, a qué edad y en qué condiciones esperan que sus hijos inicien una vida sexual activa, qué prevención de embarazo les van a sugerir si es que les van a permitir llevar una vida sexual pre-matrimonial, qué reglas y permisos les parecen más adecuadas para velar por que se cumplan estos aspectos.

Una vez llegado a acuerdo se debe conversar con los hijos de estos aspectos y negociar los puntos que puedan ser cambiables ( para los permisos, horarios y reglas más concretas ). Esto es lo más importante que deben hacer los padres para asegurarse de aclarar a sus hijos lo que ellos esperan respecto a la vida sexual de éstos.

Un punto muy importante es que los padres sean coherentes en lo que les piden a los hijos y su modo de vivir a nivel personal. Un padre que sale constantemente y se amanece con sus amistades no puede pedir a un hijo que no salga o si lo hace, no le puede exigir que llegue muy temprano. Un padre así no será un padre digno de ser tomado en serio, y los hijos no lo respetarán, y es probable que se rían de él y no lo respeten por pedir cosas que él no se exige a sí mismo. Otro ejemplo puede ser una madre que se pinta y se arregla coquetamente no le puede pedir a sus hijas que no se pinten y no sean coquetas.

La prevención del embarazo se hace desde que los jóvenes son pequeños, de nada sirve ponerse en campaña a los 14 años, por que si no hay una relación afectiva con los hijos y no es costumbre familiar hablar de las cosas, no se puede hacer apresuradamente y de la noche a la mañana. Esto se sentirá falso e inútil.

Es importante comenzar desde pequeños y mientras más temprano mejor. Con los hijos púberes se puede partir educándolos en una sexualidad responsable. Para ello se puede pedir ayuda a las escuelas, los consultorios, la Fundación de la Familia, o asistir a cualquier curso en que se enseñe a los padres cómo hablar de sexualidad con los hijos.

Si las relaciones familiares son malas (si existe violencia intrafamiliar o se vive peleando)se recomienda pedir apoyo a un psicólogo u orientador familiar, ya que una historia de dificultades padre hijo no es un buen terreno para sembrar un formación sobre sexualidad. En este caso es probable que los hijos tiendan a rebelarse y ser rebeldes, y a veces pueden llegar a hacer lo contrario de lo que se les pide, por rabia hacia los padres.

¿Qué hacer cuando se sospecha que el (los) hijo(s) ya iniciaron una vida sexual activa?

.No es habitual que las familias sepan cuando los hijos adolescentes comienzan a llevar una vida sexual activa. Esto se da solo en familias que tienen muy buena comunicación entre padres e hijos. Incluso en éstas familias si el tema de la sexualidad es poco conversado es probable que a los hijos les dé vergüenza decirles a los padres en su cara que están por iniciar o ya tuvieron su primera relación sexual.

Es importante aprender a distinguir actitudes o formas de vestir o arreglarse que puedan mostrar que los jóvenes se están interesando por el tema sexual que tienen que ver con cambios de aspecto de niño a hombre o mujer (se ven de más edad de un momento a otro) A veces el cambio del color de pelo es signo de un cambio de imagen. En cuanto a actitudes es importante el tratar de tener tiempos para saber cómo están ellos, cómo se sienten, y aunque a veces son muy reservados con su vida de pareja es importante preguntarles por la relación de pareja y observar el nivel de cercanía física con el pololo o polola. Este último punto es interesante de destacar , ya que se puede detectar el nivel de intimidad entre ellos observándolos "casualmente" en sus momentos a solas.

Esto lo saben hacer muy bien todos los padres, que son expertos en entradas equivocadas o preguntas fuera de lugar en momentos en que la pareja está muy apasionada. Es un especie de marcado de cancha que permite el control y detección del grado de intimidad entre los jóvenes. (recordar la graduación de los "encuentros "que describe un conocido personaje de radio muy escuchado por los jóvenes).

En este sentido una vez que se conoce la experiencia de sentir la sexualidad como algo propio, el joven se percibe a sí mismo como una persona distinta y siente que algo ha cambiado en él. Por ello el pedirle que niegue este aspecto nuevo en su vida es difícil, más aún si la primera experiencia sexual fue rica o agradable en algún sentido. Cuando la primera vez ha sido desagradable o dolorosa, llena de culpabilidad, o ha sido forzada en algún sentido,(especialmente en el caso de las niñas) puede haber algún rechazo futuro a tener relaciones sexuales y puede ser menos probable que vuelvan a tener relaciones sexuales por un tiempo.

Lo importante para los padres es asumir que una vez que el hijo ha tenido relaciones sexuales por primeras vez es necesario pensar en algún tipo de prevención del embarazo, sea éste hombre o mujer. Esto es más urgente aún cuando se sospecha que puede haber un poco de presión de la pareja (chantaje como la "prueba del amor"), o presión del grupo por comenzar o mantener una vida sexual activa como si fueran adultos.

La mayoría de los padres tiene claras sospechas de que su hijo o hija ya comienza a tener interés en llegar a algo más que besos y abrazos en el pololeo, pero les cuesta hacerse de la idea que es necesario conversar el tema y ver cómo prevendrían el embarazo. Incluso existen padres que, sabiendo que su hija tiene relaciones sexuales con su pareja no quieren llevarla a la matrona para definir un posible sistema de prevención del embarazo. Esto por que les resulta más fácil hacerse los "lesos" con el tema y sienten que al estar previniendo el embarazo tal vez la pareja se sienta con el permiso de vivir una vida sexual como si fueran una pareja casados. Lo fundamental es prevenir el embarazo por que un joven que ya inició su vida sexual continuará permitiéndose nuevos encuentros sexuales por amor a su pareja, con o sin uso de prevención (preservativos, métodos naturales, hormonas u otro sistema ).

Hay que evitar caer en la ciega creencia de pensar que por que la pareja dice que no va a volver a suceder, ellos lo logren realmente. Jóvenes e impulsivos, románticos y rebeldes, es muy probable que a calor de una discusión con los padres, o una ocasión romántica y especial se entregarán el uno al otro, sin medir las consecuencias.

En este aspecto se recomienda revisar la propia experiencia como joven y los riesgos que se corren por amor. Además el que un hijo comience a vivir una vida sexual activa es hoy parte del crecer, aunque provenga de una familia que espera que ello suceda en el matrimonio y no antes. No es un fracaso de los padres el no poder preservar a una hija o hijo virgen, es parte de la vida y las estadísticas señalan que antes los matrimonios eran muy tempranos(adolescencia), con los consiguientes fracasos por inmadurez de ambos. Hoy en día la edad promedio para casarse ha aumentado a los 25 años, y los jóvenes ensayan varias relaciones de pareja antes de quedarse definitivamente con una. Ello puede implicar experiencias sexuales con más de una pareja antes de estar preparados para casarse y conformar una familia.

Es necesario aceptar que la vida de los hijos les pertenece a ellos y no pueden pensar en evitarles experiencias que para ellos fueron difíciles, o que quisieran haber vivido de otra manera. Hay que recordar además, que casi siempre detrás de un posible embarazo adolescente, hay otras dificultades que pueden estar afectando a la familia y no son observables a primera vista. A veces los celos o problemas entre hermanos pueden llegar a empujar a una de las hermanas o hermanos a embarazarse y volver a recuperar su espacio de atención perdido frente a un hermano menor, u otro hermano más exitoso en los estudios, por ejemplo. También puede haber hijas dispuestas a dejarse embarazar porque así lograrán que sus padres en constante pelea puedan ponerse de acuerdo para enfrentar en común este embarazo no esperado, en la familia.

Por ello es importante ver más allá del caso del hijo, es necesario ver al joven en su familia y con su historia de vida familiar, para entender sus necesidades y poder mejorar la relación con él y la imagen que tiene de si mismo.

¿Cómo enfrentar un embarazo de un hijo sin que sea un trauma familiar?

Es necesario recordar que muchas familias que no tuvieron la oportunidad de prevenir el embarazo de una joven tienen que enfrentar lo que significa una nueva vida familiar con este nuevo ser que se incorporará a la familia. Si bien los varones también sufren las dificultades de ser padres muy tempranamente, por lo general sus familias participan menos del problema y no deben hacerse cargo de la crianza de la guagua. La familia que asuma esta responsabilidad es la que deberá aprender a reorganizarse y a mejorar la relación de modo de prevenir que otro hijo viva la misma experiencia.

El primer paso de los jóvenes es comunicárselo a sus padres, paso muy difícil y que requiere de harto valor de parte de los jóvenes. A veces este paso más tiempo del que se esperaba ya que el susto a la reacción de los padres es tremendo. Algunos padres hasta echan a los hijos de la casa como un castigo a la "deshonra" de haber sido abuelos de madre o padre soltero. Sin embargo esto no es lo más común y la mayor parte de los padres reacciona con rabia y desilusión pero a la larga comienza a aceptar el asunto y a tener que preparar al hjo y la familia para la llegada de un nuevo niño al hogar.

Otro de los pasos importantes a seguir, es dejar de vivir el embarazo adolescente como una vergüenza o fracaso. Es el momento de entender que hay que cambiar el modo de ver las cosas o el sufrimiento y mala relación continuarán como parte de la vida familiar. El nacimiento de un nuevo niño en la familia, puede ser visto como algo hermoso, un desafío que tiene muchos aspectos, y que finalmente traerá alegría a la familia, si es aceptado.

La madre y/o el padre de la guagua deben asumir que el hijo es de ellos y que los abuelos no están a cargo de cuidarlo ni hacerse responsables, salvo frente a necesidades puntuales de estudio o trabajo. En este sentido es importante que los adultos a cargo de los jóvenes conversen entre ellos (ojalá ambas familias se reúnan )y definan una actitud común frente a los hijos: expresarles su apoyo afectivo y práctico, pero sin asumir las responsabilidades por ellos. Es importante además que los jóvenes sepan que se trata de una nueva etapa de la vida en que deberán dejar su espacio de diversión por un tiempo, ya que en los primeros meses y años del niño se requiere de sus cuidados casi a tiempo completo.

No es recomendable que las madres dejen de estudiar, como tampoco lo es el obligar a la pareja a casarse, si es que no lo desean, por que las uniones de personas inmaduras terminan generalmente en separaciones tempranas y problemas de relación a los que no es bueno exponer a los niños pequeños. Es preferible dar un tiempo a los hijos para que vayan madurando al ser padres de su guagua y ahí se definirá cuán estable puede ser la relación de pareja y si están capacitados para además de ser padres, ser una pareja.

Todos además el tener a un nieto en la casa puede ser una hermosa razón para reunificar a familias que tenían poca comunicación, ya que la guagua es un interés común para todos, y permite que se expresen los afectos y el cariño en todos los integrantes de la familia. Es una experiencia que les permite recordar la ternura que cada uno tiene adentro, y acercarse a los demás a través de la estimulación y "chocheo" por el bebé.

Uno de los riesgos en esta etapa de aceptación del nuevo miembro de la familia, pueden ser los celos entre los hermanos, que pueden llevar a veces a que otro de los adolescentes de la familia se sienta desplazado y recurra a un embarazo para recuperar la atención sobre él o ella. Aunque no es tan intencional como se ve cuando se explica aquí, muchos embarazos adolescentes se repiten en la misma familia y ello tiene que ver con el tema de los celos y el no enfrentar los problemas de comunicación y relaciones al interior de la familia, con el resto de los hijos.

Por ello es muy importante enfrentar los problemas de comunicación con toda la familia y así prevenir futuros problemas con los demás hijos. Una familia armónica es la base de un buen desarrollo para los hijos.



taller de sexualidad
Artículos relacionados

Hierbas Medicinales Completa sección con propiedades de las hierbas medicinales, técnicas de preparación, hierbas medicinales de uso frecuente.Sección hierbas medicinales mapuche.

Manual de Budismo Qué es el Budismo, Budismo Zen, datos biográficos del Buda histórico, historia del Budismo, principios del Budismo.

El Rey Arturo y el Espíritu del Grial: Esta hermosa leyenda se encuentra relacionada con la tradición celta, y luego se desarrolla en la saga arturiana pletórica de leyendas sobre Arturo, Ginebra, el hada Morgana "la nacida del mar", Merlín, Parzival, Lancelot y tantos otros.

El Tao de la Cibernética de Raúl Encina T. Siguiendo la línea de El Tao de la Física de F. Capra, síntesis y paralelo entre las teorías científicas más actuales y las tradiciones espirituales de oriente.



Todos los derechos reservados © ecovisiones 2014